Facebook

Las tarimas macizas se componen de tablas de madera maciza. Su grosor suele ser de 18 a 20 mm.

Su instalación puede realizarse de forma flotante (como la tarima barnizada) con grapas como la marca Jumker o pegada con pegamento mono componente de poliuretano. Esta ultima forma de instalar es la mas aconsejable puesto que queda fijada al suelo y esto permite menor movimiento del material para que no se abombe o abra rajas

El mantenimiento de la tarima maciza es el acuchillado o lijado y barnizado. La vida de este material es mucho más larga, puesto que se puede repetir el proceso de lijado entre 8 y 10 veces.

Por lo tanto 4 veces más que la tarima flotante barnizada. La ventaja es que viene acabada de fábrica.

Tarimas Macizas

Tarima maciza